En México se inició el reconocimiento constitucional de los derechos humanos en 1917, con una Carta Magna que fue vista en su tiempo como una de las más avanzadas, sobre todo por la incorporación de derechos sociales. Se encuentran otros antecedentes de inclusión de derechos, por ejemplo, en los Sentimientos de la Nación de 1813[1], en donde entre otras, ya se reconocía la igualdad entre todas las personas, la abolición de la esclavitud y la prohibición de la tortura; aunque cabe mencionar que también establecía cuestiones que hoy en día serían consideradas incompatibles con el respeto a los derechos humanos, como el establecimiento de religión única y la no tolerancia a cualquier otra.

Así mismo, el Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana de 1814, mejor conocido como la Constitución de Apatzingán[2], y más adelante, con la Constitución de 1857. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) de 1917 ya reconocía derechos en su primer capítulo denominado De las Garantías Individuales, pero contaba con problemas estructurales que repercutían y entorpecían el pleno goce y ejercicio de los derechos en el país, inclusive desde el mismo título. La necesidad de una Reforma Constitucional se convirtió en una demanda social. Un indicador de lo anterior fue la gran cantidad de iniciativas previas que dieron inicio al proceso legal en busca de la Reforma Constitucional en Materia de Derechos Humanos (RCMDH) de junio de 2011.

El 08 de marzo de 2011, el Pleno del Senado de la República aprobó la RCMDH, a lo que le siguió el procedimiento establecido en el artículo 135 de la CPEUM, en el que precisa la aprobación de la mayoría de las legislaturas de las entidades federativas, con 16 para cumplir la formalidad; aunque era importante que la gran mayoría de las entidades se pronunciara a favor para así dotar de mayor legitimidad a la Reforma.

El 10 de junio de 2011 fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el Decreto por el que se modifica la denominación del Capítulo I del Título Primero y reforma diversos artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; conocido como la Reforma Constitucional en Materia de Derechos Humanos (RCMDH), entrando en vigor el 11 de junio del mismo año.

El Decreto referido modifica la denominación del Capítulo I del Título Primero y reforma los artículos 1, 3, 11, 15, 18, 29, 33, 89, 97, 102 y 105, y su ubicación es la siguiente:

Se modifica la denominación del Capítulo Primero del Título Primero; el primero y quinto párrafos del artículo 1º; el segundo párrafo del artículo 3º; el primer párrafo del artículo 11; el artículo 15; el segundo párrafo del artículo 18; el primer párrafo del artículo 29; el primer párrafo del artículo 33; la fracción décima del artículo 89; el segundo párrafo del artículo 97; el segundo y tercer párrafos del apartado B del artículo 102; y el inciso g) de la fracción segunda del artículo 105; la adición de dos nuevos párrafos, segundo y tercero, al artículo 1º y recorriéndose los actuales en su orden; un nuevo párrafo segundo al artículo 11, los párrafos segundo, tercero, cuarto y quinto al artículo 29; un nuevo párrafo segundo al artículo 33, recorriéndose el actual en su orden, y los nuevos párrafos quinto, octavo y décimo primero, recorriéndose los actuales en su orden, al artículo 102 del apartado B; todos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (…).[3]

La reforma constitucional en materia de derechos humanos fue amplia y su importancia ha sido fundamental para los cambios que en esta materia se han derivado y se siguen gestando para armonizar la legislación y cumplir con las obligaciones generales, aunque es importante reconocer que no necesariamente está teniendo los efectos a nivel procedimental y en el impacto real de los derechos de las personas en nuestro país, por lo que es importante dar puntual seguimiento a la implementación de la reforma, labor en la cual las organizaciones participantes en este proyecto intentamos abonar, específicamente en el acceso a la justicia, en la forma en que se desempeñan los órganos de impartición de justicia y así saber si en el ámbito judicial se da cumplimiento pleno a lo estipulado en las reformas.

[1] Sentimientos de la Nación, México, 1813, disponible en: http://www.inehrm.gob.mx/pdf/sentimientos.pdf

[2] Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana, sancionado en Apatzingán, México, 22 de octubre de 1814, disponible en: http://www.juridicas.unam.mx/infjur/leg/conshist/pdf/1814.pdf

[3] Decreto por el que se modifica la denominación del Capítulo I del Título Primero y reforma diversos artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el 10 de junio de 2011 en el Diario Oficial de la Federación, artículo único, págs. 1-5, disponible en: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5194486&fecha=10/06/2011