Actualmente en México un número bastante considerable de acusaciones penales se basan en pruebas ilícitas, que son convalidadas frecuentemente por los órganos judiciales que, por diversos motivos, les otorgan valor probatorio para declarar la responsabilidad de muchas personas e imponerles sanciones penales.